En este momento estás viendo Muere un alto dirigente del fútbol boliviano

Muere un alto dirigente del fútbol boliviano

Ha muerto Robert Blanco. Ocurrió a las 16:15.Tras varios días de estar internado en cuidados intensivos, no se pudo recuperar del múltiple derrame cerebral que sufrió el pasado jueves 21 a las 13:00 horas, mientras almorzaba junto a unos amigos del fútbol. A consecuencia de ellos sufrió dos paros cardíacos.
Llegó sin signos vitales y la ausencia de oxígeno de cerca unos 25 minutos, causaron daños irreversibles.
Robert no tuvo en ningún momento una evolución favorable a lo largo de su internación, todo lo contrario, fue desmejorando hasta llegar a este triste desenlace.
El fútbol pierde a un hombre decente y dedicado, bueno y de gran corazón. Robert fue una persona que siempre tenía una sonrisa o una broma a flor de boca, una idea para mejorar el estado de cosas. Era tan sencillo y humilde que no tenía ningún problema a en pedir algún consejo para hacer las cosas mejor, al igual que no escondía nada si de sugerir y ayudar se trataba.
ACTO DE INJUSTICIA
Al ex presidente de Destroyers y primer Vice presidente de la FBF fue expulsado por haber acudido a instancias constitucionales al haberse vulnerado el derecho a ejercer la presidencia que estatutariamente le correspondía pero que le negaron por el contubernio vil que se confabuló para cruzarlo.
La dirigencia del fútbol queda en deuda con Robert y su familia. El nunca dejó de pensar en que se podía cambiar el estado de cosas que tiene a Bolivia por los suelos en este tan amado deporte. La estirpe dirigencia de Robert la heredó de su padre Lorgio, que inculcó luchar por lo justo, por lo correcto para provocar los cambios y Robert lo repetía constantemente porque ese era su espejo, el hombre que le dio a Destroyers un protagonismo inesperado durante siete años y que le dejó una hermosa sede como patrimonio.
La dirigencia que maltrató a Robert Blanco, tiene que hacer un acto de contrición (si puede) por la forma en que perdió el rumbo y se alineó con las malas artes y corrupción. El resultado al presente está muy claro. Todo por lo que luchaba para cambiar Robert, es el veneno que está terminando de corroer sus cimientos.
Los jueces y magistrados que torcieron la justicia por unas monedas, son también responsable de esta pérdida. Porque Jhon Robert Blanco nunca pudo asimilar cómo pudo haber recibido trato semejante de la Justicia. Lo que era pristinamente claro, terminó siendo un acto jurídico abobimable, a punto tal que esos tribunos están siendo investigados por la Asamblea Legislativa.
Y la dirigencia del fútbol??? Una mayoría complaciente y cómplice del poder se dio el lujo de sacarlo del entorno de las decisiones. Fue expulsado como dirigente sin que hubiese habido un proceso como corresponde, todo por oponerse y pelear contra el esquema prostituido que impera.
Que Dios perdone a quienes le quisieron el mal. Dios recibe en su regazo a un hombre bueno que nos hará falta.
FNZ

Deja una respuesta